Buscador

Pagos de Cuotas

 

Dónde Estamos?

Jardín Sta. María Goretti

Ver mapa más grande
Escuela Primaria

Ver mapa más grande
Escuela Secundaria

Ver Escuela Secundaria en un mapa más grande

Para qué educamos?

E-mail

DIMENSIÓN DE LOS FINES

Inteligencia, voluntad,  afectividad y la relacionalidad

Es la escuela “el lugar de formación integral mediante la asimilación sistemática y crítica de la cultura”. Esto le da un carácter de plenitud; dinámico, no estático, de fidelidad y de creatividad a un mismo tiempo. Fidelidad a una tradición que no se puede desconocer o ignorar; creatividad e innovación frente a las nuevas realidades culturales.
La escuela católica debe ser quien promueva entre los alumnos la síntesis entre fe y cultura a través de la enseñanza, de tal modo que “procura transformar mediante la fuerza del Evangelio los criterios de juicio, los valores determinantes, los puntos de interés, las líneas de pensamiento, las fuentes inspiradoras y los modelos de vida de la humanidad que están en contraste con la Palabra de Dios y el designio de salvación. (Documento de Aparecida, punto 331)..
Si se ha definido al hombre como imagen y semejanza de Dios, dotado de inteligencia, afectividad y voluntad (características que en exclusividad le pertenecen), la escuela católica no puede dejar de educar desde esos rasgos y hacia ellos. Es decir que debe partir de esta realidad propia del hombre y tender, en todas las acciones que se realicen, a su formación en plenitud,  para conducirlo hacia la felicidad a la cual está llamado.
Esto entraña el desafío de no sólo esperar estas dotes para formar desde ellas, sino tender a las mismas, orientando a todos los miembros de la comunidad a su enriquecimiento. Siempre es posible, desde la educación, el perfeccionamiento, y esto implica ser mejores docentes, alumnos, directivos, padres; en definitiva, mejores personas para la realización personal y social.

 

 

pizarron-info-inicial

pizarron-info2

pizarron-info-secundario